Si te tiran un limón, agárralo,
hazte una rica limonada y… ¡Disfrútala!

Es bueno recordar que la palabra “crisis”, en chino, se com­pone de dos caracteres: el primero, que significa “riesgo” y el segundo, que significa “oportunidad”.

Es decir, tras las amenazas, que normalmente las percibimos con mucha claridad, suelen esconderse oportunidades que sólo unos pocos son capaces de visualizar. Las crisis, por lo tanto, debieran ponernos en alerta, agudizar nuestros sentidos y, sobre todo, representar un desafío al ingenio y a la creatividad.

Porque es, en estos momentos de crisis, cuando se van apagando y desapareciendo muchas empresas del firma­mento empresarial; pero también es cuando otras, las que visualizan la oportunidad, nacen exitosas o prosperan a niveles insospechados.

Por otra parte, también es bueno recordar, o tomar concien­cia, que en los “buenos tiempos”, de bonanza económica, es común que las empresas tengan la tendencia a aña­dir más costos que lo necesario y se pongan más compla­cientes. Y, cuando llegan los momentos difíciles, de crisis, suele apoderarse de sus directivos una especie de pánico que induce a acciones repentistas y de corto plazo, ten­dientes a recortar los costos a diestra y siniestra. Esto, desde luego, no es gestión de costos, ni menos gestión en el am­plio sentido del concepto.

En realidad, debiéramos entender que los momentos de crisis constituyen, en sí mismos, una instancia obligada para una reflexión más profunda y para un trabajo sistemático conducente a mejoras perdurables, por la vía de optimi­zar los sistemas y procesos de todo tipo. Ello, con el claro propósito de ser más eficaces, más eficientes y más efec­tivos, en una tarea en la cual los directivos deben alinear y comprometer a toda su línea de supervisión.

Este pequeño libro es, precisamente, una invitación a reci­bir los momentos de crisis como un llamado a liderar un pro­ceso de mejoramiento. ¡de todo! Las condiciones actuales, así como las sensibilidades y disposición de todos, es proba­ble que sean las mejores para emprender esta necesaria tarea.

En el contenido de este texto encontrará cierta informa­ción acerca de importantes pérdidas que se producen al interior de las empresas, que le sorprenderá; así como también algunas recomendaciones que le ayudarán a revertirlas y transformarlas rápidamente en ganancias netas equivalentes para su organización.

Es el momento en que, más que estar preocupados por la crisis y por la competencia, externa a la empresa, hay que estar ocupados en desterrar las incompetencias que reinan al interior de las propias empresas.

Tabbla de Contenidos
Fuente: Rekrea

No olvides que para recibir los ultimos artículos directamente en tu correo te puedes suscribir (Recuerda Activar tu suscripción):
Cero-coolLibrosamenazas,crisis,Empresas,incompetencias,Oportunidad,optimi­zar,Prevención,Riesgo,Samuel Chávez Donoso,sistemático,supervisión,trabajo
Si te tiran un limón, agárralo, hazte una rica limonada y... ¡Disfrútala! Es bueno recordar que la palabra “crisis”, en chino, se com­pone de dos caracteres: el primero, que significa “riesgo” y el segundo, que significa “oportunidad”. Es decir, tras las amenazas, que normalmente las percibimos con mucha claridad, suelen esconderse...