El framework Symfony es conocido por ser muy flexible, ya que se utiliza en ámbitos tan diferentes como sitios web diminutos, aplicaciones empresariales que sirven miles de millones de peticiones e incluso como base de otros frameworks.

Desde que se publicó en julio de 2011, la comunidad Symfony ha recorrido un largo camino de aprendizaje, tanto en lo que se refiere a qué es capaz Symfony de hacer, como en cuál es la mejor manera de hacerlo.

Los diferentes recursos creados por la comunidad, desde artículos de blogs hasta presentaciones en conferencias, han originado una serie de recomendaciones y buenas prácticas oficiosas para desarrollar aplicaciones Symfony. Lamentablemente, muchas de estas recomendaciones son erróneas. De hecho, complican en exceso el desarrollo de aplicaciones y no siguen en absoluto la filosofía pragmática de los creadores de Symfony.

¿En qué consiste esta guía?

El objetivo de esta guía es solucionar el problema anterior estableciendo una serie de buenas prácticas oficiales para desarrollar aplicaciones con el framework Symfony2. Estas son las buenas prácticas que mejor encajan con la filosofía del framework según su principal responsable, Fabien Potencier.

Sabemos que es difícil deshacerse de los hábitos adquiridos durante años y por eso puede que alguna de estas buenas prácticas te choque o no estés de acuerdo con ella. En cualquier caso, creemos que si sigues estas buenas prácticas podrás desarrollar aplicaciones mucho más rápido, mucho más fácilmente y con la misma o más calidad de siempre. Además, esta lista de buenas prácticas se ampliará y actualizará de manera continua a partir de ahora.

En cualquier caso, ten en cuenta que esto son recomedaciones opcionales que tú y tu equipo podéis seguir o no al desarrollar aplicaciones Symfony. Si prefieres seguir utilizando tus propias metodologías y buenas prácticas, eres libre de hacerlo. Symfony es flexible y se adaptará a tu forma de trabajar. Eso nunca va a cambiar.

A quién se dirige este libro

Esta guía está pensada para cualquier programador Symfony, sin importar si es experto o principiante. No obstante, como esta guía no es un tutorial paso a paso, es necesario disponer de ciertos conocimientos básicos de Symfony para poder seguirla. Y si no sabes nada de Symfony, ¡bienvenido a la comunidad! y no olvides leer primero el tutorial Getting Started.

Además, hemos decidido que esta guía sea lo más corta posible, para que se a muy fácil leerla y consultarla las veces que necesites. Así que no vamos a repetir las explicaciones que puedes encontrar en la documentación de Symfony, como qué es la inyección de dependencias o cómo funcionan los controladores frontales. Nos centraremos exclusivamente en explicar cómo hacer lo que ya conoces.

La aplicación

Junto con esta guía encontrarás una aplicación de prueba desarrollada teniendo en cuenta todas estas recomendaciones. La aplicación es tan sencilla como un blog, ya que queremos que te fijes exclusivamente en lo que está relacionado con Symfony y te olvides de las particularidades de la propia aplicación.

Aunque la aplicación es sencilla no la vamos a desarrollar paso a paso en la guía. En su lugar, seleccionaremos algunos trozos de código a lo largo de los siguientes capítulos. En el último capítulo se explica cómo instalar la aplicación.

Tabla de Contenido
Fuente: Fabien Potencier, Ryan Weaver, Javier Eguiluz

No olvides que para recibir los ultimos artículos directamente en tu correo te puedes suscribir (Recuerda Activar tu suscripción):
Cero-coolLibrosProgramaciónaplicaciones,Fabien Potencier,Framework,Javier Eguiluz,programación,Ryan Weaver,Symfony
El framework Symfony es conocido por ser muy flexible, ya que se utiliza en ámbitos tan diferentes como sitios web diminutos, aplicaciones empresariales que sirven miles de millones de peticiones e incluso como base de otros frameworks. Desde que se publicó en julio de 2011, la comunidad Symfony ha recorrido un...