Esta serie está destinada a promover el uso del juego como actividad relevante para la enseñanza de la matemática en el primero y segundo ciclo. Se compone de tres cuadernillos destinados a alumnos que contienen recortables para el desarrollo de los juegos propuestos y de dos cuadernillos destinados a docentes. Estos presentan algunas reflexiones sobre la utilización de este recurso didáctico, y una serie de juegos para desarrollar en clase con los alumnos. La presentación de cada juego explicita las reglas de participación, los materiales necesarios y las pautas de organización del grupo. Se ofrecen posibles variantes, algunas consideraciones didácticas y los propósitos pedagógicos involucrados. A su vez, se sugieren actividades complementarias.

Los materiales

Los materiales se han producido pensando en facilitar la tarea del maestro y lograr un me­jor aprovechamiento de su tiempo y del tiempo de los alumnos. Si bien su uso permite tra­bajar sólo con algunos de los contenidos correspondientes al ciclo, nos parece que permiten instalar en las clases de Matemática un tipo de actividad que nos interesa promover.

Para este ciclo hemos elaborado un blog de recortables y un cuadernillo para el docente. Cada conjunto de recortables del Primer Ciclo incluye los siguientes materiales:

  • loterías numéricas
  • monedas y billetes
  • pistas numeradas
  • cartas con números
  • cuadros de números
  • cartas con figuras geométricas

De cada recortable se envía una cantidad suficiente para que pueda ser usado por todos los alumnos de una clase, organizados en grupos de cuatro.

PUEDE VER: Juegos en matemática EGB 1: El juego como recurso para aprender

En el cuadernillo se presentan juegos que se pueden realizar con los materiales recortables, para que cada docente utilice aquéllos que se adecuen a los conocimientos de sus alumnos y a los que desee enseñar, independientemente del año particular que se encuentren cur­sando dentro del ciclo.

La clase de Matemática

Partimos de la idea de plantear en el aula situaciones en las que los alumnos “hagan Mate­mática”, es decir elaboren estrategias propias, utilicen las representaciones que consideren adecuadas, discutan con sus pares, expliquen sus ideas, den razones de sus procedimientos y resultados, confronten sus producciones con las de otros, acepten críticas y otros puntos de vista.

Para generar una actividad de este tipo, el planteo de problemas es un recurso de aprendizaje privilegiado, y los juegos, un contexto para el planteo de problemas. El clima de aula de­berá ser de respeto de las ideas ajenas, de estímulo a la participación activa y de consideración de los errores como parte del aprendizaje. En este marco, los materiales de trabajo son un soporte de las situaciones de enseñanza planificadas y no un instrumento de enseñanza en sí mismos.

Cuando decimos que los niños aprenden jugando, estamos pensando en el juego a disposi­ción del aprendizaje y no en la mera acción lúdica. El juego forma parte de las actividades planificadas para el aula, dentro de una secuencia de enseñanza y, en este sentido, no es un entretenimiento sino una herramienta efectiva y útil para aprender determinados contenidos.

Hablamos aquí de secuencia con relación a la enseñanza de un tema determinado, es decir la secuenciación de actividades que apuntan a la enseñanza de un contenido específico. Una se­cuencia, por lo tanto, suele abarcar varias situaciones (o actividades) y cierto número de clases.

El uso del juego en el aula

Los juegos poseen la ventaja de interesar a los alumnos, con lo que, en el momento de ju­gar, se independizan relativamente de la intencionalidad del docente y pueden desarrollar la actividad, cada uno a partir de sus conocimientos. Pero la utilización del juego en el aula de­be estar dirigida a su uso como herramienta didáctica: jugar no es suficiente para apren­der. Justamente, la intencionalidad del docente diferencia el uso didáctico del juego de su uso social. En el momento de jugar, el propósito del alumno es siempre ganar, tanto dentro como fuera de la escuela. El propósito del docente, en cambio, es que el alumno aprenda el contenido que está involucrado en el juego.

Según el propósito que se proponga, el docente elegirá el material y/o lo adaptará en fun­ción del contenido a enseñar. Luego, es necesario que organice el grupo y vaya conducien­do la clase en etapas sucesivas en relación con cada juego.

  • El docente organizará la clase en grupos, proporcionándoles -junto con el material- las reglas correspondientes al juego y los roles que cada uno asumirá durante su de­sarrollo. Es importante tener en cuenta que todos los integrantes del grupo deben participar activamente del juego, desde el punto de vista cognitivo, pudiendo incluso abarcar más de un rol (por ejemplo, en un juego de cartas, repartir y jugar, y no sólo repartir para que los demás jueguen).
  • Cada grupo jugará el juego hasta terminar. El docente recorrerá la clase aclarando las dudas que pudieran aparecer respecto de las reglas del juego. Aquí conviene destacar que el juego y los grupos deben estar armados de modo que sea posible hacer un cie­rre en común.
  • Luego se planteará un momento de reflexión sobre el desarrollo del juego: qué estra­tegias utilizó cada uno, si todos jugaron de la misma manera, si se detectó alguna es­trategia más eficiente que otras dentro de las utilizadas, etc. Incluso es posible plan­tear aquí, según la intencionalidad original del docente, algunas preguntas que lleven a los alumnos a reflexionar sobre el contenido particular que se ha querido trabajar con el juego planteado.
  • Esta última discusión deberá tener un cierre en el que el docente destaque sintética­mente los contenidos trabajados. Esta última etapa de cierre está íntimamente ligada a la intencionalidad didáctica de la actividad planteada, a los contenidos que se han querido trabajar y al alcance logrado por la producción de los diferentes grupos res­pecto de este contenido. El cierre permite al docente presentar las denominaciones, representaciones y relaciones con otros conocimientos considerados válidos en Ma­temática de los conocimientos utilizados durante el juego. A su vez, permite que los alumnos tomen conciencia de que han logrado un nuevo aprendizaje y reconozcan en forma explícita las relaciones de lo nuevo con lo conocido.

En las consideraciones didácticas hemos desarrollado algunos de los posibles procedi­mientos de resolución y algunas de la reflexiones que puedan surgir en función de la fina­lidad enunciada. Pero habrá que analizar en cada caso particular cuáles serán las posibles reflexiones pertinentes según la finalidad a la que apunte.

Es importante tener en cuenta que ningún juego se juega una sola vez; de ser así impediría el progreso de los alumnos en el uso de estrategias mejores que las ya utilizadas y aprendi­das en ocasión de la discusión de la partida anterior. En los juegos dirigidos a fomentar la realización de cálculos por parte de los alumnos, por ejemplo, la repetición del juego permi­tirá reutilizar los cálculos ya memorizados y las estrategias aprendidas en la realización de otros además del ensayo de nuevas estrategias.

También es importante que el docente organice actividades en las que los alumnos puedan volver a utilizar los conocimientos aprendidos con losjuegos en tareas diferentes. Por ejem­plo, si se trata de un juego que incluye las sumas cuyo resultado es diez, se puede proponer una actividad de revisar cálculos para encontrar errores en los que esas sumas estén invo­lucradas. Hemos incluido algunos ejemplos en actividades complementarias.

Por otro lado, es posible asignar tareas relacionadas con los juegos para desarrollar en for­ma individual fuera del horario escolar. Si se proponen juegos como tareas para la casa -lo que permite incorporar a la familia- es posible que el docente retome el trabajo des­de la reflexión. Esto puede permitir la aparición de estrategias elaboradas por otros inte­grantes de las familias y poner a los alumnos en situación de describir y defender o re­chazar estrategias que no son propias. Por otra parte, estas propuestas dan ocasión a la familia de participar en el proceso de aprendizaje de los niños, en un apoyo articulado con la tarea del maestro.

Enlaces de Descarga
Fuente: ME.gov.ar

No olvides que para recibir los ultimos artículos directamente en tu correo te puedes suscribir (Recuerda Activar tu suscripción):
Cero-coolLibrosAlumno,Docente,EGB,Enseñanza,estrategias,juegos,Juegos en matemática,matemática,pedagógicos,problemas
Esta serie está destinada a promover el uso del juego como actividad relevante para la enseñanza de la matemática en el primero y segundo ciclo. Se compone de tres cuadernillos destinados a alumnos que contienen recortables para el desarrollo de los juegos propuestos y de dos cuadernillos destinados a...