Muchas de las personas que tienen hoy hasta 30 o incluso 40 años prácticamente crecimos con una computadora en nuestro hogar. Así, sin quererlo, hemos aprendido muchísimas cosas que las personas mayores ven como imposibles y que para nosotros son casi tan naturales como leer un libro.

Pero los mayores no tienen por qué quedarse afuera, de hecho han demostrado estar igual de interesados en explotar las posibilidades que da Internet. ¿Por qué dejarlos afuera? Aquí te ofrecemos algunos tips para crear una web apta para todo público.

Quizás no se te ha cruzado por la cabeza, pero muchas personas de más de 50 años podrían estar interesadas en participar en tu sitio web. De hecho, muchos ya tienen su perfil en Facebook y, claro, su cuenta de e-mail.

No es tan complicado como parece. No hace falta explicar todo como si fueran niños. Sólo seguir las reglas básicas de usabilidad y tener algunos detalles en cuenta. Veamos:

Tutoriales

Si tu web es interactiva y requiere de ciertos procedimientos, crea un videotutorial o un tutorial gráfico por cada una de estas tareas: iniciar sesión, subir fotos, etc. En los tutoriales es importante incluir tips y trucos o cualquier otra cosa que los usuarios puedan hacer y que pienses que sería interesante mostrar en un video.

Las personas que no están muy habituadas a interactuar con una aplicación web necesitan una demostración en vivo y un tutorial es una excelente forma de instruir a los usuarios. Lo que sí, almacena los tutoriales en alguna parte del sitio fácil de alcanzar y ofrécelos únicamente cuando el usuario necesita ayuda. No “acoses” a los usuarios ofreciendo ayuda todo el tiempo. La mayoría sabrá cómo hacer todo sin ayuda.

Email vs. Teléfono

Así como las últimas generaciones se acostumbraron a un trato más impersonal y simple a través del correo electrónico, la gente más grande necesita que lo ayude una persona “real” y el teléfono crea esa realidad anhelada.

Para dejar felices a ambos grupos demográficos, es necesario habilitar un número telefónico en la web donde los usuarios puedan llamar para pedir ayuda. Esto es sumamente necesario en los sitios donde se pueden hacer compras virtuales ya que está demostrado que sin un dato de contacto real, las personas mayores no confían en la web y no compran.

Explicando con palabras, imágenes y tags

Siempre es una buena idea que una explicación vaya acompañada tanto de palabras como de imágenes. El usuario intentará entender de la forma más rápida posible. Si las imágenes no son suficientes, entonces irá al texto. Esto servirá para cualquier tipo de usuario.

Otro tip a tener en cuenta es el uso de tags en los links que lleven a tutoriales, explicaciones o secciones importantes del sitio. Las personas mayores necesitan más seguridad a la hora de hacer un clic. No quieren equivocarse. Por eso, cuantos más datos les demos sobre adónde están siendo llevados, mejor.

Lenguaje e imágenes

El lenguaje es tan importante en un sitio como el diseño mismo. El lenguaje en una web pensada para todo público debe expresar exactamente eso. Si nuestra web tiene un lenguaje demasiado juvenil, las personas más grandes se sentirán fuera de lugar. Lo mismo si las imágenes que elegimos para acompañar las distintas secciones muestran siempre a personas jóvenes.

Si vas a hacer una web globar y para todas las edades, intenta un lenguaje neutro, sin modismos o jergas. Utiliza imágenes de personas de diferentes edades. No hace falta que estén 100 por ciento representados en las imágenes, pero agregando una foto de una persona de más de 40 años es un guiño a varias generaciones que sentirán que el sitio los incluye.

Te sorprenderías al ver un informe sobre la proporción de edades de los usuarios que visitan tu sitio ¿Crees tu web se adapta a las todas generaciones?

Fuente: UX Booth


No olvides que para recibir los ultimos artículos directamente en tu correo te puedes suscribir (Recuerda Activar tu suscripción):
Cero-coolGeneral
Muchas de las personas que tienen hoy hasta 30 o incluso 40 años prácticamente crecimos con una computadora en nuestro hogar. Así, sin quererlo, hemos aprendido muchísimas cosas que las personas mayores ven como imposibles y que para nosotros son casi tan naturales como leer un libro. Pero los...