¿Cómo evaluar la rigurosidad científica de las tesis doctorales?

Criterios teóricos y metodológicos aplicados a la educación.

Una de las funciones básicas de la universidad es la investigación. La generación de conocimiento es una preocupación esencial de las universidades pero, en los programas de doctorado, es su razón de ser. Todos los programas doctorales en el mundo proponen un modelo curricular destinado a la formación del doctor como investigador de alto nivel, experto en la investigación capaz de resolver problemas sustanciales de la sociedad y de aportar conocimiento a sus profesiones.

La tesis doctoral es la prueba «de fuego» que demuestra las competencias requeridas para obtener el máximo grado académico. Se espera de ella que sea una evidencia indiscutible de las competencias de investigación desarrolladas por el doctorando y se espera, además, ser un aporte original al conocimiento, cumpliendo con la rigurosidad científica requerida.

La tesis doctoral moderna, a diferencia de otras tesis de grado, es históricamente hija del método científico y como tal no puede escapar a las exigencias de su proceder. La rigurosidad científica es un inevitable «deber ser» del doctor, pero, cómo medirla, cómo valorarla, ¿es posible hacerlo? Hasta ahora las evaluaciones de la rigurosidad han sido realizadas por los jurados que conforman la «banca examinadora» de la tesis, pero – lamentablemente- sin un criterio estandarizado; por el contrario, con bastante subjetividad y contradicciones.

La necesidad de evaluar la rigurosidad científica de las tesis doctorales es un imperativo contemporáneo. La cultura de la calidad y de la excelencia educativa exige criterios e instrumentos para evaluar la producción cientítica en las universidades. Hasta ahora se ha evaluado la calidad de los postgrados utilizando criterios administrativos, pero estos se han mostrado muy limitados para una aproximación rigurosa.

De lo dicho, proporcionar un modelo de evaluación de la calidad del producto de la formación doctoral es una empresa urgente que ya no puede postergarse.

En efecto, culminar la presente investigación requirió un procedimiento secuencial, por cuanto se necesitó resolver algorítmicamente algunos problemas epistemológicos, teóricos y conceptuales básicos:

  • En primer lugar, se necesitó determinar el estatus científico de la educación, el cual hasta hoy mantiene abierta su discusión filosófica.
  • En segundo lugar, se precisó revisar el contexto de la investigación científica, precisar sus posturas, disecarlas conceptualmente y luego analizar la naturaleza del método científico a la luz de los diversos enfoques teóricos que rivalizan filosóficamente.
  • En tercer lugar, se analizó las características de las tesis doctorales, las competencias internacionales que se exige de los doctorandos, así como la naturaleza misma de la tesis.
  • En cuarto lugar, se propuso, consecuencia de la revisión sistemática, una aproximación teórica y metodológica de la rigurosidad científica aplicada a las tesis doctorales en educación, y, finalmente, se analiza la validez empírica -convergente y discriminante- de la propuesta.
Fuente: usmp.edu.pe