“Viaje a la Galaxia Electrónica”, “Comunicación Global”, “La Autopista Digital”, “Autopistas del Saber”, “El Planeta Internet”, “Internet Mon Amour”, …

Son éstos algunos de los titulares que han ido apareciendo desde finales de 1993 en los diferentes medios de comunicación españoles para hablar de la nueva red mundial de ordenadores: Internet.

Todo parece indicar que Internet se está poniendo de moda en España. Sería deseable poner estos servicios al alcance de todos, como ya se ha hecho en algunos países, donde se cuenta con una importante infraestructura accesible a bajo coste. Pero parece que en España actualmente esto no es posible ya que, por un lado, el acceso gratuito a este servicio está reservado a los docentes universitarios e investigadores de organismos públicos (más del 99% de los usuarios), y por otro, sólo las empresas con cierta capacidad económica pueden pagar la conexión a esta red (menos del 1 % de los usuarios). En cualquier caso, se estima que el total de usuarios españoles es de unos 170.000.

Quizá esté próximo el momento en el que, simplemente disponiendo de un ordenador personal, un estudiante pueda aprovechar los inmensos recursos disponibles en Internet para complementar su formación, o los profesores no universitarios puedan comunicarse entre ellos y con sus colegas extranjeros para intercambiar experiencias, por poner sólo dos ejemplos. Todo dependerá de que se den las condiciones para ello: buena infraestructura para soportar un elevado tráfico de datos y puntos de conexión accesibles a costes razonables. ¿No forma esto parte de la tan nombrada liberalización de las comunicaciones? Porque la explosión del ordenador personal ya se ha producido en los últimos años, pero sólo es uno de los requisitos; el otro es disponer de una fácil conexión.

Parece razonable que este fenómeno pueda reproducirse también en otros países desarrollados, pero lo que no está muy claro es cuándo. Desafortunadamente, la generalización del acceso a Internet depende de muchos factores, no sólo de índole tecnológica o económica.

Pero Internet está ahí y son muchos los usuarios españoles, y aún más los usuarios potenciales, que pueden tener el mundo al alcance de sus dedos. A todos ellos va dirigida esta publicación.

Este trabajo no pretende ser una guía completa. Tal cosa no existe y, a poco que se penetre en Internet, se podrá comprobar que probablemente no existirá nunca. Sólo se trata de dar unos breves conceptos fundamen­tales sobre el acceso a Internet y sobre el uso de sus herramientas básicas. Lo demás corresponde al usuario: él es el protagonista de Internet. Tendrá que navegar por las redes, entrar en sus recovecos y descubrir sus sorpresas. Durante sus viajes aprenderá, aprenderá, aprenderá…

Ya lo expresa Brendan Kehoe en el título de su libro “Zen and the Art of the Internet”: Internet es zen y arte. La filosofía zen enfatiza el logro del conocimiento por la meditación más que por el estudio de las escrituras. El arte es la virtud, disposición y habilidad para hacer alguna cosa; también es el acto mediante el cual la persona imita o expresa lo material o lo invisible, y crea copiando o fantaseando.

Se aprende a viajar por Internet precisamente viajando por ella. Al principio puede parecer un poco incómodo, pero después de un tiempo muy corto puede resultar apasionante. Por ello, pretendemos compartir nuestra experiencia en Internet y los pequeños descubrimientos que hemos hecho con aquellas personas que, por no poseer un mapa del terreno, no se atreven a explorar este vasto territorio. Con la información que proporcionamos aquí, el inicio del camino será más fácil, o al menos eso esperamos y deseamos.

Para moverse por Internet no hay “recetas”, hay sugerencias, indicacio­nes, pistas. Para descubrir sus entresijos se necesita un poco de imaginación, bastante curiosidad y mucho respeto hacia los demás. Pero no olvidemos que también se necesita un ordenador personal y un organismo que proporcione el acceso. Uno de nosotros ha gozado del privilegio del acceso por ser profesor de universidad. Ello nos ha permitido trabajar dándonos perfecta cuenta de cuál era nuestro entorno.

Tabla de Contenidos
Prólogo
Capítulo 1. Internet: Red de redes
Del ordenador personal a la red
Planteamientos básicos de una red
El concepto de internet
Origen v evolución de internet
El sistema nervioso de internet
El cerebro de internet: TCP/IP
Direcciones de internet: números
Direcciones de internet: nombres
Modos de acceso a internet
Acceso en red a conexión dedicada
Llamada telefónica con acceso completo
Llamada telefónica con emulación de terminal
Necesidades básicas para el acceso a internet
Entorno del usuario
Entorno del servidor
Las herramientas básicas de internet
Capítulo 2. Correo electrónico: “E-Mail”
Programas de correo
Direcciones de correo
Gestión del correo
Listas de correo
La cultura del correo electrónico
Capítulo 3. Transferencia de ficheros: FTP
Tipos de ficheros. Compresión
La conexión FTP
Sesiones ejemplo
Transferencia de ficheros por correo electrónico
Transferencias locales
Sobre los derechos de autor de los programas
Capítulo 4. Acceso remoto: TELNET
La conexión telnet
Sesiones ejemplo
Servicios especiales
“WHOIS”
“KNOWBOT”
“NETFIND”
“ARCHIE”
“WAIS”
“GOPHER”
“WWW”
Apéndice A. Fuentes de información
Libros
Artículos de revistas
Documentos electrónicos
Algunos servidores FTP de interés general
Algunos servidores telnet de interés general
Apéndice B. Proveedores de internet
Apéndice C. Tabla de códigos de países
Fuente: Grupo Blas Cabrera Felipe
Cero-coolLibrosConexión,doméstico,INTERNET,mundo,ordenadores,Planeta,red
“Viaje a la Galaxia Electrónica”, “Comunicación Global”, “La Autopista Digital”, “Autopistas del Saber”, “El Planeta Internet”, “Internet Mon Amour”, ... Son éstos algunos de los titulares que han ido apareciendo desde finales de 1993 en los diferentes medios de comunicación españoles para hablar de la nueva red mundial de ordenadores:...